El libro y la muestra sobre la cupletista Carmen Flores se presentarán el 19 de agosto

Tras la presentación, Emilio García Carretero dará un pequeño recital acompañado al piano por Toni Porras

García Carretero, en la biblioteca de su casa de Fuente de Cantos.
EXPOSICIÓN EN LA CASA DE LA CULTURA

Tras el éxito de su muestra del pasado año sobre Antoñita Moreno, Emilio García Carretero trae a Fuente de Cantos entre el 19 y el 26 de agosto una exposición en torno a la figura de la cupletista almendralejense Carmen Flores, que servirá además para presentar su libro de investigación sobre una mujer "adelantada a su tiempo", evitando que caiga en el olvido. La Casa de la Cultura acogerá este acto, en el que además, el tenor fuentecanteño dará un pequeño recital con piezas escogidas de su repertorio, acompañado al piano por Toni Porras.

En cuanto a la artista, cuya muestra ya puede verse desde hoy en Almendralejo, García Carretero señala que Carmen Flores, nacida en 1885 "aunque siempre se quitaba años y eso dio pie a cierta confusión sobre la fecha", se casó muy joven "quizá para huir de un padre autoritario" pero fue a caer en manos de un marido maltratador. Poco aguantó esta situación y abandonó a su esposo para irse a Sevilla. Después recaló brevemente en Madrid, justo el tiempo para enrolarse en una compañía de zarzuela y marcharse a hacer las Américas.

De vuelta a España, debuta en Barcelona como tiple de zarzuela, y no es hasta 1912 cuando, con la eclosión del cuplé, triunfa en Madrid, en el mítico Trianón Palace "y se convierte en estrella del género al año siguiente". En 1914 estrena La Violetera en Barcelona "y, claro, con un tema tan madrileño, le dan por todos lados, de manera que no vuelve a cantar este tema, con el que luego triunfaría Raquel Meller, que odiaba a muerte a la almendralejense".

En todo caso, Carmen Flores deja un buen rosario de éxitos, como Colón 34, La Castañera, La Manola,... en una vida profesional tan agitada como su vida personal: tiene sus devaneos con el exsultán de Marruecos, el muley Haffid, que tenía palacio en Barcelona, aunque su gran amor es Enrique de Borbón, primo del rey Alfonso XIII.

Con la llegada de la República y el desprestigio del cuplé, se retira (aunque volvería a los escenarios en el 35) y monta una tienda de selectos artículos de piel, de la que, como anécdota sonada, echa nada menos que a Carmen Polo de Franco en 1940, cuando la esposa del dictador le afea su modo de vida, lo que hace que Carmen Flores pase por la cárcel.

En la década de los 40 se retira definitivamente y monta, como era costumbre en las estrellas de la época, una pensión, donde vivirían personajes como Fernando Fernán Gómez y María Dolores Pradera recién casados o la actriz Amparo Baró. Carmen Flores muere en 1969, y va cayendo en el olvido, un olvido del que quiere rescatarla García Carretero, "porque fue una mujer extraordinaria y una gran artista".

Para ello, además del libro que se presentará el 6 de agosto en Almendralejo y el 19 en Fuente de Cantos (y que incluye un CD con una selección de sus temas), ha recopilado recuerdos y objetos relacionados con la cupletista.

Según señala, en la muestra podrán verse fotos de Carmen Flores, imágenes de otras cupletistas de su época, postales, partituras originales, mantones de Manila ("como homenaje a una prenda imprescindible en sus espectáculos"), fotografías de travestis de la época ("que se llamaban entonces 'imitadores de estrellas' ya que a eso se dedicaban, pero poniendo su voz"), y objetos personales como abanicos y plumas, "unas plumas que recuerdan que Carmen Flores era un icono para los gays de entonces".

García Carretero explica que la idea de esta muestra y del libro sobre la cupletista es recuperar en la memoria de la gente mayor temas y canciones que les pudieron marcar, a la vez que se da a conocer entre los más jóvenes, aquellos que nacieron después del ocaso de la estrella, la música y la forma de vida de un personaje muy relevante y que en tantas cosas rompió moldes de la época.