Centenares de fuentecanteños saludaron el paso de la Vuelta Ciclista a España

Se cumplió el horario y el pelotón atravesó la localidad poco antes de las 14.00

El pelotón pasa por los Hornillos tras cruzar Fuente de Cantos.
GRAN EXPECTACIÓN

Pasaban 20 minutos de las 12.00 cuando la caravana publicitaria que precede a los corredores cruzó la travesía de la N-630, aunque a esa hora todavía eran pocos los que se habían congregado a ambos lados de la carretera para ver a los ciclistas.

Luego, una eterna espera con el paso de motoristas de la Guardia Civil controlando que nadie invadiese la calzada, helicópteros, coches de equipo, prensa...

A las 13.00 cientos de fuentecanteños ya ocupaban los lugares estratégicos para ver la Vuelta, especialmente la zona de la Venta del Gato.

Por fin, a las 13.45, pasaban los tres primeros corredores, los fugados Marco Pinotti, Francisco Javier Aramendia y Christian Kness. Aunque la ventaja era importante (unos siete minutos sobre el pelotón) a esas alturas de carrera, con apenas un cuarto de la etapa cubierto, era difícil que la fuga prosperase (el que más aguantó fue Pinotti, capturado 130 kilómetros después).

Así, pocos minutos antes de las 14.00 hacía su aparición el pelotón, controlado por los hombres del Astana, equipo del líder Vicenio Nibali, y sobre todo del Lampre, que querían una llegada al sprint para su corredor Richeze.

Todo ocurrió en un suspiro, pese a que el pelotón parecía rodar muy relajado, con bromas y charlas entre los corredores.

Tras ellos, la gran caravana de coches de asistencia de cada equipo, algún rezagado y poco más.