Aplazado el encuentro entre la UD y el Diter

Los equipos de Tercera exigen a la Federación que se comprometa por escrito a saldar las deudas

Imagen del último partido de pretemporada frente al Betis juvenil.
FÚTBOL

Finalmente la UD Fuente de Cantos no debutará en la Tercera División este domingo en el Estadio Municipal frente al Diter Zafra, tal y como recogía el calendario. Pese al acuerdo condicionado al que se llegó en la noche del viernes entre clubs y Dirección General de Deportes de la Junta de Extremadura, los equipos esperarán a que el lunes la Federación Extremeña de Fútbol refleje por escrito los compromisos verbales alcanzados ayer antes de iniciar la competición.

De este modo, la UD Fuente de Cantos debutará en la categoría el 2 de septiembre en Plasencia frente al conjunto de la capital del Jerte. La primera jornada se disputará en fecha aún por determinar.

El aplazamiento del inicio de la liga se debe al plante de los clubs, hartos de los incumplimientos de la Federación que preside aún Juan de Dios Monterde. Los motivos son diversos, pero principalmente hay dos que son los que desencadenaron la protesta. Por un lado, el impago de la Federación a las clínicas y servicios sanitarios que deben atender a los jugadores que se lesionen. El dinero para esta atención (muy importante dado que la mayoría de jugadores de esta categoría viven de trabajos al margen del fútbol) viene siendo abonado religiosamente por los clubs a la Federación, pero ésta no lo paga a los servicios médicos, con lo que varias clínicas se negaban a atender a los jugadores, provocando demoras hasta de meses en la atención.

El segundo motivo principal son los derechos de televisión. Canal Extremadura abonó a la Federación el dinero correspondiente por la retransmisión de los encuentros de Tercera, pero, de nuevo, la entidad presidida por Monterde no derivó como es su obligación el dinero a los clubs.

El lunes, la gestora que representa a los clubs de Tercera se reunirá de nuevo con el director general de Deportes, en un encuentro al que el presidente de la Federación debe llevar los documentos que acrediten que va a pagar. Si no, el plante seguirá.

La semana que ahora termina ha sido de gran tensión. Primero, los clubs se reunieron a advirtieron de un posible plante, argumentado en los impagos, a lo que Monterde no tuvo otra ocurrencia que responder que se trataba de "ataques personales". Los clubs dieron 48 horas a la Federación para reunirse y tratar de desbloquear, pero el presidente federativo, en su línea, fijó el encuentro para 72 horas después, lo que no fue aceptado por los equipos. Finalmente la reunión se celebró dentro del plazo marcado por los clubs, y cuando todo parecía más o menos encarrilado (Monterde ofrecía explicaciones y parecía dispuesto a llegar a compromisos) irrumpió en escena otro personaje federativo, precisamente uno de los responsables del embrollo, el presidente de la Mutualidad, Antonio Aldana, quien no tuvo mejor ocurrencia que arremeter con insultos y acusaciones contra los dirigentes de los clubs, con lo que éstos dieron por finalizado el encuentro.

Intervino entonces la Junta de Extremadura, cuyo director general de Deportes, Antonio Pedrera, citó a los equipos el lunes a las 10.00, manteniéndose así el plante de la primera jornada. Sin embargo, al saber que la gestora de clubs de Tercera se reuniría en Mérida el viernes por la tarde para fijar la postura que llevarían a la reunión del lunes, Pedrera pidió estar presente en esa reunión, en lo que se consideró un intento por lograr un acuerdo in extremis para que se jugase este fin de semana.

Enterado de este cambio de planes (los clubs aceptaron la presencia de Pedrera en la reunión), Juan de Dios Monterde se apresuró a difundir que él también estaría en el encuentro, incluso que lo había propiciado. Todo apunta a que temía que, de alcanzarse un acuerdo sin su concurso entre clubs y Dirección de Deportes, su imagen se viese mermada precisamente cuando falta poco para las elecciones en la Federación.

Finalmente Monterde acudió como convidado de piedra, ya que la negociación fue entre clubs y Junta.