Campaña de empadronamientos para evitar la 'fuga' de ingresos municipales

Fuente de Cantos pierde 91.000 euros anuales al bajar de los 5.000 vecinos

Vista general de Fuente de Cantos.
CENSO DE HABITANTES

La cuestión es así de simple: entre tener 5.001 habitantes inscritos en el padrón y tener 4.999, la diferencia en las arcas municipales es de 91.000 euros/año. Fuente de Cantos lleva dos años por debajo del listón de los 5.000, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) que son los que cuentan. En enero de 2011 el padrón fuentecanteño según este organismo recogía 4.983 habitantes censados, y en enero de este año quedaban en 4.939.

Esto supone que el coeficiente que se aplica para distribuir los fondos estatales a los municipios pasa en el caso de Fuente de Cantos del 1,17 al 1 o, traducido a euros, 91.000 euros de los que no dispone el ayuntamiento, y que son muy necesarios para sufragar los servicios públicos.

Las causas del descenso del padrón, según explica la alcaldesa Carmen Pagador, son variadas, desde la marcha de inmigrantes a sus países de origen (el INE les da de baja si en dos años no renuevan su empadronamiento) o que muchos jóvenes estudiantes se empadronan en la ciudad donde está la universidad en la que cursan la carrera para obtener ventajas como el carnet de transporte o el carnet joven. Además, en poblaciones vecinas se estaría ofreciendo trabajo con la condición de inscribirse en el padrón de allí, y también hay personas que se han trasladado a vivir a Fuente de Cantos pero, por dejadez, no se han empadronado.

Desde el ayuntamiento se está preparando una campaña para contrarrestar estas situaciones y volver a superar la barrera de los 5.000 vecinos oficiales. Según señala Pagador, la primera fase consistirá en la colocación de carteles reclamando a los vecinos que no lo hayan hecho que se inscriban. "Después iremos casa por casa para facilitar los trámites de empadronamiento sin tener siquiera que acudir al ayuntamiento", apunta.

Y habrá una tercera fase de 'contraataque' respecto a las ventajas que puedan estar ofreciendo otros municipios cercanos. "Estamos estudiando fórmulas legales para que en las ofertas de empleo público puntúe el estar empadronado, y también para que las ordenanzas fiscales contemplen algún tipo de bonificación si se está inscrito", comenta la edil, y añade: "no se trata de que se limite la posibilidad de conseguir empleo a quien esté en nuestro padrón, porque eso es ilegal, pero sí que tenga alguna ventaja, y también que si se contribuye con el empadronamiento, aunque sea de manera indirecta como es el caso, a mejorar los ingresos municipales, se acceda a tasas más reducidas, por ejemplo en las escuelas municipales".

El objetivo es superar "con cierta holgura" en la próxima revisión del padrón la barrera de los 5.000 habitantes. Pagador calcula que tendría que llegarse a un mínimo de 5.050. Porque no basta con que en el padrón figuren más de 5.000 (ahora mismo hay 5.008) sino que haya suficiente margen para quedar por encima del límite cuando el INE depure los datos, por ejemplo, con la contabilización automática de los fallecidos y su baja en el censo, un proceso que en las cifras que maneja el ayuntamiento tarda más en producirse.