Las peluquerías advierten de que tomarán medidas legales contra quienes trabajan sin darse de alta

Como primer paso han remitido al ayuntamiento la lista de personas que ejercen sin autorización

Una peluquera atiende a una clienta.
COMPETENCIA DESLEAL

La crisis no solo ha supuesto un descenso de ingresos para las peluquerías y centros de estética de Fuente de Cantos, sino que además estos negocios se han visto gravemente perjudicados al haberse multiplicado por cinco la cifra de personas que ejercen la actividad sin estar dadas de alta en la Seguridad Social ni Hacienda.

"Antes podía haber dos o tres personas que se dedicasen a esto de manera irregular, pero ahora hay, al menos, diez -tantos como legales--, y es imposible competir con quien no tiene que pagar ni autónomos ni IVA ni nada, porque para eso tendríamos que bajar los precios por debajo del coste del servicio", explica una de las peluqueras afectadas por la situación.

Como primer paso, la decena de negocios afectados ha unido sus fuerzas, aunque todavía no se han constituido oficialmente como asociación, y ha remitido un escrito al ayuntamiento en el que no solo relatan cuál es el problema, sino que han facilitado la lista de nombres de aquellas personas que han detectado que trabajan, bien en su casa o bien a domicilio, sin estar dadas de alta. "Es duro denunciar a alguien a quien conoces del pueblo, pero a estas personas tampoco parece importarles que nosotros tengamos que despedir gente o incluso cerrar el negocio y quedarnos en la calle por esta competencia desleal, y encima teniendo que pagar los créditos que pedimos para obras o equipos en nuestros negocios", apunta la peluquera.

Perjuicios para el cliente

Ahora, el ayuntamiento, según señaló la alcaldesa Carmen Pagador (y así se ha acordado en la comisión municipal de gobierno) remitirá a las personas que figuran en la lista una carta haciéndoles ver el daño que causan con su actuación, y reclamándoles que se den de alta si quieren ejercer. "Tampoco podemos hacer mucho más porque eso correspondería a la Inspección de Trabajo", indicó Pagador.

Pero los afectados no se van a quedar ahí. Si aquellos a los que se les dirija el escrito hacen caso omiso y no legalizan el negocio, tomarán "medidas legales", es decir, irán ellos mismos con la lista a la Inspección de Trabajo para que tome cartas en el asunto e imponga las correspondientes sanciones.

Además, las peluquerías y centros de estética recuerdan en el escrito que entregaron en el ayuntamiento que este tipo de negocios de la economía sumergida no solo causan perjuicios a los que trabajan legalmente, sino que dañan al cliente "que se ven indefensos para cualquier reclamación al tratarse de una actividad clandestina", y a toda la sociedad "puesto que merma los ingresos de la administración en cuanto a impuestos y cotizaciones sociales, y, por si fuera poco, en muchas ocasiones quienes ejercen irregularmente están cobrando el paro, es decir, prestaciones que les pagan todos los ciudadanos que están dados de alta".

Por último, este colectivo insta a otros sectores que también están padeciendo la situación a que se unan a la iniciativa y, llegado el caso, se decidan a denunciar con nombres y apellidos a quienes ilegalmente les están dejando sin medio de vida.