Nuestro Padre Jesús de la Victoria / antonio manuel miranda

Cristo Resucitado pone fin a la Semana Santa

José Miguel Amaya
JOSÉ MIGUEL AMAYA

El domigo terminó en Fuente de Cantos con la procesión que pone en la calle la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Victoria en su Resurrección y María Santísima de la Paz, que de nuevo en la tarde del domingo, hicieron su estación de penitencia, acompañados por la Banda de Música Ciudad de Huelva.

Cristo Resucitado pone el broche de oro a la Semana Santa de la localidad recorriendo junto a la Virgen de la Paz las calles del municipio, en un domigo de Domingo de Resurreción con buenas temperaturas y sol radiante. Se trata del día en el que Jesús resucitó tres días después de ser crucificado en Viernes Santo. Así, la Pascua marca el final de la Semana Santa al cerrar el Triduo Pascual, también conocido como los tres días santos.

Historia

El origen de esta Hermandad y Cofradía se remonta a la cuaresma de 2001 cuando D. José Manuel Guillén Barroso, descubre en un armario empotrado de la escalera de los corredores de la parroquia de Ntra. Sra. de la Granada, la imagen de un Resucitado. Al verlo se lo comenta al Párroco D. José María Borreguero Fernández y deciden hacer una Hermandad para el Domingo de Resurrección, ya que, desde hacía varias décadas, Fuente de Cantos no tenía procesión en este día tan importante. José Manuel se encarga de juntar el grupo de amigos, los cuales tenían todos incluido él, entre 12 y 13 años. Siendo los dos primeros en seguir con la idea, D. Luis Fernández Lorenzana y D. David Cruz Yerga (presbítero en la actualidad).

Padre Jesús de la Victoria en su Resurrección

La imagen del Señor está realizada en 2012 por el prestigioso imaginero Juan Antonio Blanco Ramos. Es un Cristo vestido aunque está anatomizado y policromado en su totalidad. Mide un metro y ochenta centímetros, siendo talla de vestir, apartándose las vestiduras con su mano derecha para enseñar la llaga del costado.

M.ª Stma. De la Paz

Imagen realizada en 2005 por Santiago Molina Ruiz, es una imagen de candelero, con ojos de cristal.

Su rostro refleja el momento en que María se entera que Jesús ha Resucitado pero a la vez tiene en la mirada la melancolía del sufrimiento pasado.

La Virgen viste en sus salidas manto de raso valencia color blanco y alterna dos sayas bordadas, en los talleres de José Antonio Huertas Hernández.

El escudo está formado por una paloma de la paz con JHS en su pecho, la misma está rodeada por dos ramas de olivos, unidas en su parte inferior por el escudo de Fuente de cantos. En la parte superior de las ramas don angelitos sostienen la corona real que simboliza la Realeza de la Virgen. Debajo de la paloma van tres óvalos en el lado izquierdo uno con el Alfa y Omega, en medio la Cruz de Santiago, y en el de la derecha la palabra Paz.

En la actualidad la Hermandad sigue trabajando poco a poco en mejorar su patrimonio artístico, sin olvidar la parte de caridad. En este 2022 tiene en mente realizar algunas actividades con motivo del XX Aniversario fundacional