En la persecución han participado agentes de la Guardia Civil de varias localidades. / hoy

Espectacular persecución a unos galgueros cuando cazaban de manera furtiva en Fuente de Cantos

Intervinieron agentes de la Guardia Civil de Monesterio, Fuente de Cantos y Valencia del Ventoso

LUCIO POVES

Este domingo ha tenido lugar una persecución espectacular de unos galgueros de Mérida que estaban cazando de manera furtiva - aún no se ha abierto la veda- en la zona Dehesa Nueva de Fuente de Cantos. Un lugar donde abundan las liebres porque se celebran campeonatos provinciales y regionales.

Según cuenta a este periódico el Guarda Rural de la empresa Aguarex, Andrés Ruiz, cuando llegó a la zona, alertado por otra persona, se encontró con la siguiente imagen: tres personas adultas cazando con tres galgos y junto a ellos un coche todoterreno en cuyo interior había otra persona y dos galos más.

«Al darse cuenta de mi presencia, se subieron con los perros al coche y ahí empezó la persecución, campo a través. Eran las diez y media de la mañana y mientras los perseguía iba pidiendo ayuda a la Guardia Civil que se fue uniendo a la operación. Intervinieron parejas de Monesterio, Fuente de Cantos y Valencia del Ventoso que se apostaron en las carreteras de la zona para tratar de detener al vehículo. Una de las parejas me acompañó finalmente en la persecución. Uno de los galgueros que iba en el coche se bajó del mismo en una calle de Bienvenida, adonde habíamos llegado con la persecución y corrió a pie con dos galgos; gracias a la colaboración ciudadana- sigue narrando Andrés- fue detenido. Los otros tres cazadores furtivos con otros tres perros los pudimos cercar –cruzando en la carretera vehículos de la guardia civil- en la rotonda que conecta Fuente de Cantos con la Autovía A-66 por donde definitivamente pretendían huir», continúa.

Según el Guarda Rural, se trata de un grupo a los que en el mundo galguero se les conoce y, también, su manera de actuar, según Andres, es conocida.

«Ellos roban perros, galgos, les retiraran en chip de identificación del cuello, mediante una incisión, y luego los vienen a probar a este corredero de Fuente de Cantos. Los perros que les gustan se los quedan para ellos y les ponen un chip a su nombre o para venderlos y los que no les dan larga», narra.

En esta ocasión, gracias al guarda rural que está contratado en los cotos sociales de Fuente de Cantos, Los Santos, Usagre y Bienvenida, se ha posibilitado la detención de estas personas.

La Guardia Civil, tras la detención, se hizo cargo de las diligencias y los perros quedaron custodiados en un espacio del Ayuntamiento de Fuente de Cantos.