En la persecución han participado agentes de la Guardia Civil de varias localidades. / hoy

Fedexcaza destaca la labor de guardas rurales y agentes de la Guardia Civil frente al furtivismo

José Miguel Amaya
JOSÉ MIGUEL AMAYA

La Federación Extremaña de Caza denuncia las actuaciones presuntamente delictivas de este fin de semana, en el caso de los «furtivos en Fuente de Cantos» que nada tienen que ver con los cazadores y que tanto daño están haciendo al sector cinegético y a su imagen.

Para la Federación este es un claro ejemplo de lo que el sector cinegético viene sufriendo de forma reiterada, «los comportamientos incívicos (criminales) de estos furtivos, que no son cazadores, que son delincuentes que roban perros, los prueban y venden o los abandonan», señalan en nota de prensa. Tal y como recoge el testimonio del guarda de campo, Andrés Ruíz, en el diario HOY, «ellos roban perros, galgos, les retiraran en chip de identificación del cuello, mediante una incisión, y luego los vienen a probar a este corredero de Fuente de Cantos. Los perros que les gustan se los quedan para ellos y les ponen un chip a su nombre o para venderlos y los que no les dan larga».

Para el presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, «estas sí que son cuestiones de las que se deberían preocupar los animalistas o el gobierno central, frente a una Ley animalista que no soluciona ni este ni ningún otro problema real y efectivo frente al robo y abandono de perros», y recuerda que los cazadores son los primeros en perseguir estas actuaciones a través de la guardería contratada en los cotos con su propio dinero.

En este sentido, desde la Federación se denuncian las actuaciones y comportamientos de delincuentes que como en el caso ocurrido este fin de semana, con los «furtivos perseguidos en Fuente de Cantos y detenidos posteriormente», nada tienen que ver con los cazadores y que tanto daño están haciendo al sector cinegético y a su imagen. Estos casos son utilizados de forma reiterada y sistemáticamente por el sector animalista, que criminaliza al sector a través de la manipulación de la información y la demagogia.

La Federación condena sin paliativos la actuación de estos furtivos, que no es propia de una amplísima mayoría de cazadores que respetan y practican la actividad cinegética, siempre en el marco del cumplimiento estricto de la normativa. Por eso, y como ya ha hecho en numerosas ocasiones anteriormente, la Federación no dudará en personarse en el caso de que la denuncia llegue a la vía judicial.

Y es que Fedexcaza seguirá condenando y persiguiendo tanto los casos de furtivismo como los comportamientos de esa minoría que no respeta las leyes que regulan la actividad dañando la imagen de un sector que es ejemplar en todo lo que se refiere a la gestión y cuidado de los animales y de los ecosistemas.

La Federación Extremeña de Caza quiere además poner en valor y agradecer el trabajo incansable de los guardas de caza, como el de Andrés Ruíz, y de la Guardia Civil, que luchan de manera incansable por acabar con estas malas prácticas y perseguir a los furtivos que desgraciadamente manchan siempre el buen hacer de los cazadores.